LA FAMILIA HIPICA VIVE UN DUELO CONSTANTE. DESCANSA EN PAZ ARTURO SOTO MUÑOZ.

LA FAMILIA HIPICA VIVE UN DUELO CONSTANTE. DESCANSA EN PAZ ARTURO SOTO MUÑOZ.

Queridos amigos, no pasaré por alto el sufrimiento y el dolor de la familia hípica, todos los días despedimos un amigo, algún ser querido, un familiar o simplemente un conocido de esta gran comunidad que los reúne en torno a los caballos de carrera.

Hace un par de días falleció en Perú el Jinete Juan Eugenio Enriquez en un terrible accidente a metros de llegar a la meta cuando recién se corría la primera carrera en el Hipódromo De Monterrico. Pocos días pasaron y nos enteramos de la muerte del propietario del Stud Camajato, Don Carlos Agurto, quien producto del Covid presentó diferentes problemas graves en su cuerpo que fueron irreparables provocando la muerte de tan entusiasta hípico.

Y de esta forma nos vamos acostumbrando a despedir a las personas como si fuera una acción natural de la sociedad, pero la verdad es que estamos muy golpeados, no queremos darnos cuenta del mundo en el que estamos hasta que nos toca el grupo familiar y en ese momento vemos la fragilidad y reaccionamos.

El Sábado en la mañana falleció a los 82 años de edad Arturo Soto Muñoz, un hípico de toda la vida, la cercanía en su niñez al Hipódromo Chile atrajo una afición imparable por siempre. Visitaba habitualmente la sucursal de Matías Cousiño, los paseos a la cancha eran con dificultad producto de la edad, pero jamás abandono lo que amaba.

Siempre que podíamos hablamos de caballos y personas, seguidor del Stud Fritzi, conoció a todos los que están en los libros de historia hípica y me contaba lo que paso visto desde la galería o la sucursal, la verdad es que me ayudó a entender de mejor manera por que soy un apasionado poresta actividad.

Falleció alejado de una televisión o la fiel radio para escuchar las carreras, pero en su alma seguro que sabía que comenzaba el viaje un día de carreras en la palma. Fue difícil el Sábado, por lo general no hablo de lo triste, pero fue emocionante el Sábado, cada vez que miraba el edificio se me llenaron los ojos de lágrimas.

TIO ARTURO, cada día que ingrese a la pista será un homenaje a su persona. Dios lo guie en este camino al cielo, al cielo de los Hípicos, al de las buenas personas.

Descansa en paz TÍO ARTURO.

Jaime Cortés Piccardo

Editor General

Deja una respuesta